Parece que poco a poco vamos viendo la luz al final de este muy oscuro túnel que nadie esperaba, nadie quería y nadie buscaba.

No estábamos preparados para convivir con esta nueva forma de trabajar, de vivir… pero, en general,  hemos sabido adaptarnos a ella. La pequeña luz que vemos a lo lejos debemos convertirla en un faro de ilusión para re-orientar nuestros objetivos y nuestras prioridades… una manera distinta de concebir la vida y el trabajo.

La raza humana es lo que tiene, que en los estados de dificultad e incertidumbre es capaz de sacar lo mejor de cada uno y también lo peor. Prefiero pensar que habrá más de lo primero que de lo segundo pero también es momento de conocer con quién se cuenta, con quién se lucha y se comparte.

Me quedo con esa mayoría que, sufriendo con intensa preocupación toda esta situación, se ocupan de llevar con esperanza este periodo y apoyar la llegada de una nueva etapa con renovada ilusión.

Aunque la realidad ha venido de golpe para todos, lastimosamente ha habido cuestiones que duelen en el alma: NO proteger a quienes se han encargado de cuidar, proteger, servir y ayudar… Vaya desde aquí nuestro más enorme homenaje… No sé si son héroes (ellos seguramente no querrán serlo) pero sí serán mis ídolos de por vida.

Nuestros mayores… qué pérdidas, qué lastima. Verles morir solos y casi sin remedio en muchos casos… Como sociedad deberemos reflexionar mucho sobre los pasos dados (o mejor dicho… no dados) en la gestión de estas joyas valiosas de nuestra generación…que nunca recuperaremos y que añoraremos sin duda alguna.

Nosotros, desde TransNatur, hemos conseguido hacer nuestro trabajo para la sociedad y para la economía. Hemos suministrado todo lo que nuestros clientes nos han solicitado y no con pocas dificultades pero también ha sido un momento que nos ha permitido ver, aprender, rectificar y cumplir, SI, cumplir con nuestra labor profesional. Siempre guardando nuestro equipo humano, protegiéndolo y respondiendo a esos clientes como siempre han esperado de nosotros, incluso en este momento de extrema dificultad.

Personalmente, me siento SUPER ORGULLOSO de nuestra gente, se han adaptado en tiendo récord  a todas las etapas del confinamiento y han sido imaginativos para, con mas o menos recursos poder dar. ofrecer siempre las mejores soluciones.  Para ellos también mi emotivo homenaje.

Quiero agradecer especialmente de nuestros chóferes, grandes personas que han estado en primera línea sin protestar, mirando adelante y siempre a nuestro lado incondicionalmente aunque su trabajo y su vida se hayan complicado en estas últimas semanas para desempeñar su trabajo, que, al final… es el de todos.

Tampoco puedo olvidarme de nuestros clientes, que han confiado en todo momento en nosotros. GRACIAS de corazón, sin ustedes no somos nada. Esperamos que el faro de luz que comentaba al comienzo de mi mensaje, alumbre y alise nuestras relaciones… Desde Transnatur apostaremos por ello.

Creo que JUNTOS: compañeros, clientes, proveedores, y la sociedad en general, unidos saldremos adelante… y construiremos un nuevo paradigma de realidad en el que ponderaremos el reconocimiento a lo esencial, al sacrificio, la humildad y la fe. Espero que esas sean las bases sólidas para recorrer muchos más caminos de la mano.

Muchas gracias!

Eduardo Lopetegui

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies